Política del centro

Política del centro

Misión

La misión de nuestra escuela es contribuir, en colaboración con las familias, al desarrollo integral de niños y niñas mediante su cuidado y educación, velando por su bienestar psicofísico y el desarrollo de todas las potencialidades afectivas, senso-motoras, cognitivas, relacionales y sociales. Y en el ámbito social prestar un servicio asistencial a las familias mediante el cuidado y la atención a los niños y niñas menores de tres años, como mecanismo para favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral.

Filosofía y objetivos

FILOSOFÍA

Queremos ayudar a que el niño sea un sujeto autónomo, libre, con confianza en sí mismo y en su entorno, en sus propias competencias para pensar.

El niño como sujeto de acción.

Reconocemos que desde que nace el niño es un sujeto de acción. Por tanto nuestra función es crear las condiciones para que esa vida se exprese, que esas capacidades y competencias se ejerciten y desarrollen. Esto implica ayudarle a crecer de una forma abierta al mundo, sensible, lleno de iniciativa, porque la iniciativa es inherente al proceso de construcción de lo humano.

El niño como sujeto solidario y seguro de sí mismo

También queremos ayudar a crecer a un sujeto solidario, que sea responsable con los otros, que quiera “hacer” con los otros antes que ganarles. Y también queremos ayudar a crecer a un sujeto seguro de sí mismo, que se de la posibilidad de explorar, de experimentar, que no depende del premio del adulto, que sabe lo que puede y no puede, lo que le cuesta y lo que se le facilita.

El niño como sujeto lleno de interés por conocer el mundo

La concepción del niño que tenemos orienta nuestra práctica cotidiana. El desarrollo integral implica un aprendizaje que se hace de manera sincrética, motivado por los intereses y preguntas, por la actitud constante de cuestionamiento que tiene el niño/niña. Implica ayudar a construir una base, una matriz de aprendizaje que afianza el interés por descubrir y conocer el mundo.

El niño como sujeto social

Entender al niño/niña como sujeto social significa reconocer que cada cual nace en una comunidad marcada por su origen, una lengua, una región geográfica, valores, cierta manera de mirar, sentir, pensar y actuar en el mundo que es compartido por su grupo de pertenencia. Estas características se expresan, entre otros aspectos, en pautas y prácticas de crianza que tienden a asegurar la continuidad de una cultura.

Si bien esta pertenencia establece determinadas condiciones, cada niño/niña vivencia y resignifica los aprendizajes de un modo particular. Por este motivo es importante hablar de un niño/niña, de cada niño/niña.

OBJETIVOS GENERALES

  • Maduración psicomotora a su tiempo y a su ritmo de desarrollo.
  • Contactar con sus limitaciones y posibilidades.
  • • Adquisición de la socialización primaria.
  • Desarrollar la seguridad y confianza en las relaciones con iguales y adultos.
  • Aprender a elaborar conflictos.
  • Observar y explorar el entorno inmediato.
  • Aprendizaje de los valores, normas y reglas del entorno en el que vive.
  • Desarrollo de la capacidad simbólica.
  • Potenciar la capacidad de expresarse, de afianzarse como persona.
  • Enriquecer y diversificar sus posibilidades expresivas.